Complejo de Edipo yo?

foto

por Christ Paz

PelículaPrezít svuj zivot

AKA Surviving life (Theory and Practice)

Año: 2010

DirectorJan Svankmajer

Una mirada al cine del checo Svankmajer nos introduce en un universo surrealista, su filmografía abunda en cortometrajes y unos cuantos largometrajes. Y son una muestra de lo rica que puede llegar a ser la creatividad si dejásemos volar nuestra imaginación, sin el control de lo que los psicoanalistas llaman: el SuperEgo.

En este film, Svankmajer nos narra la historia de un hombre, que aburrido de su vida cotidiana se introduce en el mundo de sus sueños tras conocer a una seductora mujer con la que empieza a tener una relación extramatrimonial.

Lleno de ironías al psicoanálisis de Freud y de Jung, la historia tiende a ser el retrato de lo perturbador que puede llegar a ser la psicoterapia.

Con un final que termina siendo un nudo de sentimientos encontrados: miedo, tristeza, ironía. Termina siendo lo que el mismo director nos trata de advertir al principio de la película: una especie de broma pesada o como él mismo lo llama “una comedia psicoanalítica… (una comedia de la que estoy) seguro que no encontrarán mucho de qué reír”

La estética de la película es delirante, al ser una combinación de animación hecha con fotografías y retazos a manera de collage, stop-motion y video. Con un ritmo cada vez más frenético, introduciéndonos en un final a manera de abismo delirante.

Otras películas recomendadas del director: Locura (Silení) y Los conspiradores del placer (Spiklenci slasti) y todos, todos sus cortometrajes.

El trailer, sin subtítulos, pero una muestra de la estética particular de este film:

subtítulos en inglés

subtítulos en japonés

QUÉ ESTÁ PASANDO CON LA EDUCACIÓN COMUNITARIA, INTERCULTURAL Y AMBIENTAL

 1656271_10151935891938170_1808077942_n

Educación no solo es lo que se brinda en las instituciones educativas y otras entidades de educación formal, nuestros pueblos han sabido enseñar y aprender de diversas formas, desde los saberes tradicionales hasta diversas iniciativas de la sociedad civil, comunidades, organizaciones sociales, barriales, culturales, radios, ongs, etc. Todas ellas buscan contribuir a la formación integral de personas, desde la participación, para aprender valores, derechos y responsabilidades; así como oficios y formas de organizarse en sociedad, respetando la identidad cultural e integrando los saberes de cada contexto y región. Estas formas de educar complementan y enriquecen la educación que se imparte en las instituciones educativas y permite formar a las personas en todas las dimensiones de la vida.

En los años recientes, este tipo de educación ha sido denominada “Educación Comunitaria”, y el Estado ha llegado a reconocer su existencia en el Ministerio de Educación al crear una Dirección de Educación Comunitaria y Ambiental (DIECA) para promoverla en todo el país.

Sin embargo, el 30 de enero de este año se publicó el nuevo Reglamento de Organización y Funciones (ROF) del Ministerio de Educación (Decreto Supremo 001-2015), donde se suprimió la Dirección de Educación Comunitaria y Ambiental (DIECA), perdiendo sus funciones y responsabilidades para impulsar la Educación Comunitaria en el País. De igual forma, en este mismo ROF se relegó de forma significativa a la Educación intercultural Bilingüe limitando notablemente su peso dentro de la estructura del Ministerio. Con esta decisión se vulneraron acuerdos reflejados en numerosas leyes y políticas a nivel internacional y nacional como son: la Ley General de Educación 28044, en sus artículos: 46, 47 y 48 sobre Educación Comunitaria; la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas; la Convención 169 de la OIT; la Declaración Universal de Derechos Lingüísticos; la Ley de Lenguas 29735; el Eje Estratégico 6 del Proyecto Educativo Nacional: Sociedad Educadora; el primer Lineamiento de Política Cultural: Perspectiva Intercultural, etc. La reacción no se dejó esperar y las diferentes regiones del país, entre ellas y de forma muy significativa Cusco, informadas y conscientes de esta situación, comenzaron a ejercer una notoria presión social y política a través de las organizaciones, colectivos, comunidades nativas, personas relevantes del mundo educativo, congresistas, etc, con el objetivo de revertir esta situación. En respuesta a todo ello, el 2 de marzo el MINEDU creó las Unidades de Educación Ambiental y de Educación Comunitaria, como unidades funcionales no orgánicas en la Dirección General de Básica Alternativa, Intercultural Bilingüe y de Servicios Educativos de Ámbito Rural (Resolución Ministerial Nro 177-20).

Esto, siendo un logro y un ejemplo de lo que puede lograr la ciudadanía organizada, tampoco nos debe confundir porque el peso decisorio y presupuestal de estas Unidades será muy pequeño, y, por lo tanto, muy limitada su capacidad de aportar su perspectiva y recursos educativos al país. Además, el hecho de tener un carácter no orgánico puede implicar que su permanencia en el tiempo sea breve. De este modo, este escenario sigue siendo crítico, especialmente, para departamentos como Cusco que perderían el valor educativo de su extraordinaria diversidad cultural y ecológica así como su larga tradición formativa desde diferentes espacios sociales. Por ello, es necesario crear, respaldar y desarrollar un sistema educativo que refleje esta riqueza y que permita transmitirla a las futuras generaciones a través de múltiples espacios educativos que van más allá de las aulas de las Instituciones Educativas. Así, independientemente de lo que el Gobierno Central especifique para el ROF del Ministerio de Educación, Cusco tiene la oportunidad y la responsabilidad de construir una estructura educativa, a través de su Dirección Regional de Educación, que constituya un referente a nivel nacional de políticas educativas en base al respeto, la convivencia armónica y la promoción de su diversidad cultural y natural. Un Gobierno Regional que incorpore y de importancia al accionar de estas 3 dimensiones de la Educación: la comunitaria, la intercultural y la ambiental, y que permita a su población la construcción de un país con interculturalidad y ciudadanía plena.

Cusco, 4 de marzo de 2015

Colectivo de Educación Comunitaria – Red Educativa Regional

Cuatro películas que abordan el tema de las dictaduras en América Latina en la década de los 70’.

Kamchatka: (Argentina – España 2002)

Los difíciles años de la dictadura militar argentina son contemplados por Harry, un niño de diez años que lo único que desea es jugar y hacer travesuras con su hermano pequeño. Sin embargo, en 1976, cuando su familia, perseguida por la dictadura, se ve obligada a esconderse en el campo, comienza para él una nueva vida que pondrá fin a su infancia. (FILMAFFINITY)

Machuca (Chile 2004)

Santiago de Chile, 1973. Gonzalo Infante y Pedro Machuca, dos niños de once años, viven en dos mundos diametralmente opuestos: el primero en un barrio residencial, y el segundo en un poblado ilegal a pocas manzanas de distancia. El director de un colegio religioso privado, el padre McEnroe, es un idealista que, con el apoyo de algunos padres, intenta integrar en el elitista colegio a chicos procedentes del poblado. Es así como Pedro Machuca y Gonzalo Infante llegan a ser compañeros de clase y amigos en un momento de gravísima división y enfrentamiento dentro de la sociedad chilena. (FILMAFFINITY)

Infancia Clandestina: (Argentina 2012)

Después de vivir en el exilio, Juan, un niño de doce años, regresa con su familia a Argentina, donde todavía gobierna la Junta militar que les obligó a huir. Aunque es testigo de la actitud combativa de sus padres, intenta llevar una vida normal, en la que el colegio, las fiestas, las acampadas, las bromas y las risas con mamá también tienen su lugar. El principal apoyo del niño es su querido tío Beto (Ernesto Alterio) quien, al contrario que su padre, entiende que los ideales y la lucha no están reñidos con las ganas de vivir. El mundo de Juan se transforma cuando se enamora de una compañera de colegio. (FILMAFFINITY)

Olvidados: (Bolivia 2014)

Aborda; desde los recuerdos de un militar en retiro; el Plan Cóndor, una red de asesinatos y torturas planificadas en la década de los 70 dirigida por las dictaduras militares de Bolivia, Chile, Argentina, Paraguay y Uruguay con la dirección y apoyo de los EE.UU.